Bodega

La construcción de la bodega asoma con su característica silueta de líneas sencillas y simétricas en contraste con los viejos caseríos que la rodean. Aún así, está perfectamente integrada en el paisaje del valle, construida con materiales tradicionales y rodeada por los viñedos que le proporcionan la preciada materia prima.

Dentro, se pueden visitar las modernas instalaciones para la elaboración del vino, catar sus productos y contemplar el paisaje mientras se disfruta de una exquisita comida en el restaurante ubicado en la planta alta.

En Barahonda elaboramos vinos estructurados, expresivos, de intenso color y sabor; vinos complejos y con carácter que cada año cosechan premios, reconocimientos y altas puntuaciones de los mejores críticos del mundo.

Como proclama el símbolo de Barahonda, los nuestros son vinos unidos a la tierra, elaborados desde la cepa, dando a la viña el cuidado que le corresponde como parte esencial en la personalidad de un vino de calidad.

Antonio y Alfredo Candela

Los Candela

Alrededor de 1850 Pedro Candela Soriano comenzó a producir y vender localmente pequeñas cantidades de vino hasta que en 1925 Antonio Candela García fundó una pequeña bodega. Posteriormente se hizo cargo de ella Antonio Candela Poveda, que la hizo crecer y evolucionar a lo largo de los años y en la actualidad, sus dos hijos, Antonio y Alfredo, recogen el testigo y dirigen la empresa que gestiona las bodegas y las fincas familiares.

Desde la pequeña explotación local a la moderna bodega que produce vinos de calidad apreciados en los mercados internacionales, cuatro generaciones han pasado conocimientos y tradición de padres a hijos. Los Candela hemos dedicado nuestra vida al vino y Barahonda es el resultado visible de esta pasión.